Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog

COLEGIO PÚBLICO FERRÁNDEZ CRUZ-ELCHE

COLEGIO PÚBLICO FERRÁNDEZ CRUZ-ELCHE

MI COLEGIO CUMPLE 50 AÑOS - BLOG CREADO EN SETIEMBRE 2.012


PREMIOS Y CASTIGOS: EVOLUCIÓN A LO LARGO DEL CINCUENTENARIO, EN ESPAÑA

Publicado por COLEGIO PÚBLICO FERRÁNDEZ CRUZ-ELCHE-Fachada.

Etiquetas: #PREMIOS Y CASTIGOS

 

FOTO39

 

PREMIOS Y CASTIGOS

EVOLUCIÓN DE ESTOS TÉRMINOS

A LO LARGO DEL CINCUENTENARIO,

EN ESPAÑA

 

Premios y castigos para motivar el estudio

Estamos acostumbrados a usar el premio y el castigo como parte de la vida y con el objetivo de lograr conductas en las demás personas. Esto equivale a decir, “si haces lo que yo creo o pienso, te premio; pero si me desobedeces, serás castigado”.

Esta manera de enseñar a los niños a ver la vida no deja de ser una forma  bastante cercana al dominio o al sometimiento pues la motivación y el sentido común del hijo, son desplazados por el deseo de los adultos, quienes dicen “obedéceme y serás premiado”.

Esta situación va deformando el mundo emocional, afectivo e intelectual de los chicos y los lleva a no encontrar un sentido en el desarrollo de su intelecto ni un placer en el “saber”, sino que establecen redes de comunión con los adultos basados en estímulo – respuesta, con ausencia de pensamiento, diálogo, deseo y sentido. El fin es el premio y el temor es al castigo.

Por otro lado, se debe tener muy claro qué es lo que se premia y qué es lo que se castiga. Muchos papás, sin tener en cuenta realmente qué es lo que sucede con su hijo, premian la buena nota y castigan el bajo rendimiento sin preguntar siquiera: “¿qué es lo que le pasa a mi hijo?”.

El uso del premio o del castigo sólo debería estar presente al inicio de un acuerdo o de una nueva actividad, que es cuando la motivación interna del hijo está formulándose o está levemente debilitada. Esto debe ser temporal pues lo que se busca es que sea el deseo del hijo, aquello que lo impulse en su tarea escolar.

Lo recomendable para estos casos es establecer acuerdos, que impliquen motivación, esfuerzo, cansancio, dificultades propias de la edad, entre otros, y establecer planes de estudio con los mismos chicos. Desde allí se transitará del premio material al reconocimiento emocional y a la alegría de valorar no sólo el logro del objetivo sino el camino que se recorrió para ello.

Veamos los tipos de premios con los que generalmente se mueven los padres:

- Premios previstos. Son aquellos que han sido conversados previamente con los chicos y se dan una vez que se alcanza la meta. El deseo de conseguir el objeto acordado es lo que regula la conducta pero se corre el riesgo de desviar la verdadera motivación. Se debe tener cuidado.

- Premios imprevistos. Se conceden sin aviso y surgen de un reconocimiento al hijo. Pueden servir para reforzar el proceso, el esfuerzo y no solo el resultado.

- Premios por entregas. Suelen ser más del orden de lo simbólico y mantienen el interés vivo. Se trabaja sobre puntos específicos cuando se van produciendo  pequeños logros. Al alcanzar una cierta cantidad, se logra el premio.

Esto debe ser muy controlado y regulado ya que crea adicción y no se actuará si no es a cambio de premios. En algunos casos modifica la nota final pero no se ha hecho nada sobre las actitudes y motivaciones profundas del hijo.

Veamos ahora el manejo de los castigos:

- Castigos previstos.
- Castigos imprevistos.
- Castigos con oportunidades.

Como vimos en los premios, los castigos funcionan de la misma manera y  se corren los mismos riesgos.

Este castigo puede tomar formas muy particulares, como descalificaciones, burla, insultos, alejamiento físico y llegar a ignorar al hijo. También se les puede privar de su libertad y en muchos casos, atentar contra su crecimiento y desarrollo.


****************

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts